giweather joomla module

Eventos

No hay próximos eventos!

Calendario

Noviembre 2018
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
01
02
03
04
05
06
07
08
09
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30

            Después de saber que su hijo ya ha había vuelto de viaje de, para él, “el país de más allá”y de no entender a priori para qué tenía que ir hasta tan lejos a por una bicicleta, en el fondo estaba deseoso de que le llamara y le comentara: “Papá, ando por la puerta de tu casa, quiero que la veas”. Él, que ya pinta canas recién cumplidas las sesenta y tantas primaveras, se ilusionó por dentro apartando por un momento los problemas cotidianos y disfrutando y compartiendo la ilusión con su primogénito.

 

            Y, disfrutaba al mirarla mientras recordaba mentalmente lo ligado que había estado a esta afición durante toda su vida. Vida larga e intensa, vivida, construida desde casi la niñez trabajando duro de sol a sol para poder ayudar a la numerosa familia que habitaba aquel piso de 60 metros donde se respiraba mas valores humanos y cariño con tan poco!! Observaba como durante esos años grises, de fatiga, no pocos chavales como él si quiera iban con unos pantalones cortos casi roídos (aunque no lo parecieran).

 

            Jugaba como un diábolo, al fútbol con un par de zapatos que servían también para la Misa del Domingo a las 12, ir al colegio, al trabajo y a todos lados. Y encima siempre tenían lustre porque de lo contrario tocaba pescozón por no apreciar las cosas en su justa medida.

 

            Eran tiempos de radio para escuchar si el “Águila de Toledo” era capaz de superar a Anquetil y llevar hasta los Campos Elíseos la enseña nacional. Allí se reunía con el resto de hermanos y amigos para ver qué pasaba mientras en el parte comentaban que un chico atractivo, echado pa´lante se echaba a las espaldas cornadas de todo tipo mientras por las noches saltaba de finca en finca y de era en era buscando el eral soñado y reflejado por la inmensa luna que lo alumbraba.

 

            Tiempos en los que la bicicleta era nada más que una masa de hierro con formas, unos frenos y pedales con una cadena….ah y dos ruedas. La gente soñaba con ellas pero no para trasladarse de pueblo en pueblo, sino para disfrutar de ellas e intentar hacer lo mismo que el ídolo del momento. Estaba pasando el tiempo del bacalao y el pan negro.

 

            Tuvo si primera BH de carretera a la par que me regalaba casi mi primera GAC azul de paseo y se distraía obstinadamente en que aprendiera para poder quitarme los patines e ir con el de paseo. Que curioso cómo cambiaba el panorama! Lo recuerdo muy de mañana (como ahora harán los hijos de muchos de nosotros) vistiéndose con esos maillots de lana que a mas de uno de nosotros tan acomodados y burgueses nos harían mas de un sarpullido, eczemas y no se cuantas enfermedades de la piel más. Tenía dos de invierno: un Domingo camino de Almodóvar tocaba el verde del mítico Kelme y otrora tocaba el de Campeón del mundo.

 

             Después de la BH,  decidió hacer un “esfuerzo” y darse su primer (y último a la postre) capricho de regalarse con el consentimiento familiar unificado: una OTERO dorada montada entera en Campagnolo. Vamos una auténtica preciosidad de bicicleta de “carreras” que nada tenía que envidiar a una marca desconocida que acababa de sacar un chico de Segovia llamado Pedro Delgado.

            Recuerdo cuando, de mañana me despertaba, porque venía a correr a Villaviciosa una carrera popular Perico. Estábamos en planta desde muy temprano y en alguna que otra ocasión con algún percance en la carretera incluido.

 

            Siempre tuve la sensación que la práctica de su afición fue corta después de haberla ansiado tanto. Esa maldita curva y esa inexperiencia en forma de chaval adolescente que se lo llevó por delante dieron con su espalda y varias costillas al traste con su ilusión pueril. Siempre con la sensación de no poder tener unas Sidi (teniendolas su hijo de manera inmerecida)

 

            Por entonces, el mundo de la BMX y las pelis americanas hacían estragos entre los chavales y lo más era poner la susodicha cuanto más hortera mejor (incluso con trozos de goma de gas butano en los radios, jeje).

 

            La mountain bike llegó tras sacar unas notas siempre mejorables cuando llegó el período de estío y esa duró muchos años hasta que se partió. Y de ahí hasta los tiempos que corren….rígidas, dobles, 26er, 29er……uff: Técnicas e Investigación de Mercado que se dan en las facultades de empresariales.

 

             Va siendo hora de ir terminando aun que hoy me estoy extendiendo más de lo normal que en anteriores artículos. Y lo hago porque has sido un tiempo de reflexión, de charla y de escucha sacada de los miembros, amigos y acompañantes durante las salidas de club. Quería que muchos de vosotros os sintierais identificados con la vivencia personal descrita aquí. La verdad que probablemente, hubiera tenido una bici como casi todos los niños. Probablemente, hubiera hecho el tonto como casi todos lo hicimos. Pero, probablemente si no hubiera tenido a alguien que sin palabras me enseñó a querer la bicicleta, hoy no estaría ni implicado ni animado a levantarme cuando llueve, hace frío, calor, fiebre y demás inclemencias y sacrificios con vosotros: Equipo!

  

A mi padre. A vuestros padres.

  

Culito Lindo. 

Comentarios   

0 #1 Juanka 19-01-2011 20:16
Sentimental articulo que nos hace a todos estremecer, bueno para darlo a leer a nuestros hijos, bien Jesus por ese cambio de estilo y tematica.
JuanKa
Citar

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar