giweather joomla module

Eventos

No hay próximos eventos!

Calendario

Enero 2018
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
01
02
03
04
05
06
07
08
09
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

Fue una tarde calurosa de Julio, cuando recibí la llamada de Rafa seguida de la del Belli intentando quedar para tomar una cerveza con ánimo de acompañar, escuchar o simplemente estar a mi lado.

Ellos ya lo sabían….Al son de la calina de ese mediodía, ambos comentaban que lo primero era dejar pasar el tiempo , que todo se arreglaria en un futuro no muy lejano. Que estarían conmigo…pero que volviera a empezar a salir de nuevo con ellos como antaño hacía periódicamente todos los fines de semana en la boutipan.

Rafa comentaba…”saca la bici del trastero y montate que te ayudará”. El Belli….”la gente nueva que sale ahora son gente sana y divertida, te gustará”.

Y, todo recomenzó nuevamente. Creí que como amigos y las canas que atesoran (algunos en la barba) debía hacerles caso aunque las ganas y la voluntad fueran por otro lado. Subía al trastero infernal (45º casi seguro) y ahí estaba totalmente olvidada mi bicicleta.

Las primeras ocasiones en llegar a la boutipan no conocía casi a nadie; solo los de Mapfre y Enrique………¡Cómo había pasado el tiempo! Me preguntaba: Y este que me mira, ¿Quién es?. Miraba con rareza la gran complicidad que existía entre las personas y miembros del grupo. Pero si sólo habían pasado dos años (cuantos días hay en dos años!!).

Al paso de las semanas siguientes y algo más integrado dentro del variopinto grupo, empecé a escuchar una idea primitiva que ya habíamos hablado allá por el 2004 la poca gente que salíamos por aquel entonces: Tenemos que hacer un club¡!. ¿Cómo?¿Cúando? ¿Será verdad lo que he oído?

Notaba que se estaba empezando a fraguar una idea, un proyecto, una asociación común que compartía una serie de valores sanos: el deporte como máxima, seguido de la amistad y el compañerismo . Pensaba que esto podía quedar en palabras, es decir, mi escepticismo era absoluto ya que no era capaz de ver mas allá en ese momento por las circunstancias y el poco roce existente con el grupo.

Fueron pasando los meses y sentía que poco a poco me identificaba no solo con los “míos” (perdón por la expresión). La gente contaba contigo en las bromas y en las conversaciones. Me empezaba a sentir uno más. Me sentía “verde” cuando aún no sabiamos el color ni nombre de nuestro club.

Y así llegamos hasta hoy; tenemos web, equipaciones de verano e invierno, salidas dentro y fuera de la capital del califato, asambleas, juntas, ropa de uniforme tipo casual, oxfor o piqué, etc.

Como no me quiero extender en mi primer relato para no aburrir, iré concluyendo en breve solamente reseñando varios puntos que para mí han sido fundamentales en estos dos años de convivencia con vosotros . En primer lugar, deseo de todo corazón, que el espíritu creado de un tiempo a esta parte NO se pierda NUNCA. Lo digo por experiencia propia. Para mí fue una medicina totalmente testada y comprobada.

En segundo lugar, que sigamos manteniendo ese compañerismo fundamentado en la preocupación por ambicionar que este grupo sea plural, compañero y divertido.

Así me gustaría terminar agradeciendo a todos y cada uno de los miembros que conformais el club la paciencia lectora de este artículo (si se le puede llamar así) y que enarbolemos siempre el color que llevamos sobre nuestro maillot que casualmente es el color de la esperanza y del campo de nuestra tierra: el VERDE.

 

Gracias Rafa, Gracias Belli.

JESÚS BUSTOS.

“Comienza a manifestarse la madurez cuando sentimos que nuestra preocupación es mayor por los demás que por nosotros mismos.”

Einstein.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar