giweather joomla module

Eventos

No hay próximos eventos!

Calendario

Abril 2018
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
01
02
03
04
05
06
07
08
09
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30

Dicen que la fe mueve montañas.

Viernes 6 de mayo de 2011 (víspera de la carrera de Ronda)

-Es raro, pero se le ha reproducido la úlcera de la cornea, échese estas gotas cada tres horas, guarde reposo durante tres días, resguárdese de la luz del sol, pues le molestará mucho la claridad, ah y trate de no hacer esfuerzos físicos, pues el sudor le irritaría enormemente el ojo y le impedirá la poca visión que va a tener durante las próximas 48 horas. Descanse.

-Te digo que Luis está raro.

-Que no Mama, que eso son figuraciones tuyas.

-Para mí que está con otra, pues no me dirás que tirarse todos los fines de semana por ahí con una bicicleta dando tumbos, es muy normal. Igual te dice que hace eso, pero la realidad es que pasa las mañanas con otra.

Parte Iª. LA DERROTA

Al igual que el día, asi de cálido estaba nuestro ánimo la tarde del sábado. La avanzada, Jose Miguel y este relator, vimos al grupo de Carlos y cia, primeros en llegar. Caras de preocupación mirando las maquinas y ello a causa de un pequeño percance provocado por una oronda e inexperta conductora que, sin respetar las distancias y sin conocimiento, avanzó rozando la rueda de la bici de Carlos, lo que provocó gran desazón de este y maldiciones de los demás.

No tomó el habitual café solo, del que tanto disfrutaba todas las mañanas, gustaba beberlo tranquilo sin que nadie lo molestara, mientras todos dormían, sorbo a sorbo, pensando lo que haría en esa jornada, en el trabajo que le esperaba, en la reunión fechada, en mas y mas cosas, absorto, mirando hacia la nada. Hoy sustituyo el café por un zumo, hoy era el día del reconocimiento, había que ayudar al cuerpo a dar buenos resultados. Como sería?, quien se lo haría? En qué consistiría?, se tendría que desnudar? De pronto se acordó que el tiempo transcurría sin remisión y que se tenía que duchar.

EL  REENCUENTRO

El traqueteo del camión le hacía verdaderamente incomodo aquel viaje, todo le molestaba, los frenos de la de al lado se le estaban metiendo entre sus radios, los pedales de la de arriba le hacían verdadero daño, incluso le estaban causando una herida en su cuadro.   Entre la tristeza por la separación de los suyos, y lo dramático de la situación por el incierto futuro, el viaje se volvía insufrible y tremendamente aburrido.

-no veo tu nombre, ¿cómo te llamas? Se atrevió a preguntar a la de al lado.

-me borraron el nombre para no ser reconocida, aunque conservo el numero ahí debajo, soy una Giant.