giweather joomla module

Eventos

No hay próximos eventos!

Calendario

Agosto 2018
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
01
02
03
04
05
06
07
08
09
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

El convoy Verde se concierta y a la hora acordada, parte para las rudas tierras del norte de la provincia, aún es noche cerrada, la luna ilumina los caminos por donde pocas horas después trotarán con sus máquinas. En el destino esperan dos miembros, Juan y Juanka, al que se añade el vástago de éste, David, que hoy irá de verde. Al bajarse del vehículo se nota la temperatura de la sierra, elemento propio que curte a las personas y conserva las carnes de las próximas matanzas. Saludos y desentumecimientos, recogida de dorsales rápida y sin atascos. El acero de las maquinas esta frio, se montan las ruedas, se ajustan los complementos, todo está preparado, el sol aún somnoliento se despierta poco a poco, estiramientos y algún complemento alimenticio de última hora para afrontar el reto. Alguna foto, saludos a los conocidos, hermanos Califas y algunos más, se echan en falta representantes de clubes, no hay agachaelomos, no hay camperos, no hay sinfónicos.

                   Todo está listo, vuelta de calentamiento por las calles del pueblo, pasando por la Cruz de la Unidad, Hotel los Godos, Ayuntamiento, Monumento a Gines de Sepulveda, Calle de la Feria, en todas ellas se aprecia la base de granito típico del lugar, y llegada a salida, últimas recomendaciones de la organización a las que nadie presta atención, alguna micción de última hora y salida.

                   Inquietud en todos, nervios en algunos y empujones por parte de algunos necios que, al parecer, hacen de esto la meta de su vida, provocan la caída varios entre ellos de Silvia y David, conocida pareja de Califas, lesionando a esta y truncando las expectativas de aquel.

                   Primeras pedaladas, tranquilidad, pasos conocidos ya de otros tiempos, las piedras redondas, las piedras cruzadas, la estrechez, las lindes de piedra, todo granito puro. Primer incidente David ha pinchado, Miguel Puertas aplaca los nervios de la juventud, se para, asiste al corredor y repara la avería. El joven vuelve a pedalear y como caballo desbocado adelanta a todos otra vez, solo se le reconoce por su melena rubia, ya no lo veremos más hasta la llegada.

                   Juan, Angel y David toman los correspondientes desvíos para el recorrido largo, Miguel y Juanka viajan juntos hasta el primer avituallamiento, Pepe, Santi y Miguel Angel constituyen una unidad durante toda la prueba.

                   Aplausos y gritos de ánimo por parte de familiares y aficionados que surcan algunos tramos del camino. Las Minas, el paso del Cuzna, este año sin agua, todo ello entre encinas, jaras, quejigos y chaparros. Poco a poco cambia la ambientación, la tierra se vuelve roja, aparecen los olivos y los pinos, a la vista tenemos el puerto Calatraveño coronado por las Antenas. Durante la subida te reconforta la presencia de conocidos y amigos, Rafa Guerrero nos echa fotos y anima, Tony Chofles nos saluda… la subida se endurece hasta la impresionante vista de la parte sur de la provincia, desde los 910 metros de altura se divisa el pantano de Puente Nuevo, con sus brumas, asoma la chimenea de la central térmica, se identifica Cerro Muriano, y con imaginación, la capital. Se corona, aparte de las antenas apreciamos un bunker de la guerra civil, y allí mismo segundo punto de avituallamiento, que nos alivia el esfuerzo. Algunos en su ignorancia, preguntan sobre si lo que queda es solo bajada, a lo que con sorna y en recuerdo de las gracias de Rafa Castro y otros, se les dice por los ya expertos que sí, que ya está casi acabada la prueba, en lo que todos sabemos que lo peor está aún por llegar.

                   Bajada por el famoso cortafuegos, madroños, jaras y pinos pasan a velocidad de vértigo, para arribar a la dehesa, curvas y contracurvas y vuelta a empezar, subidas y bajadas que van mermando las fuerzas, sin notarlo. Unos cerdos con pelaje negro nos saludan con sus gruñidos, mientras vuelven a hocicar entre el mantillo para buscar la bellota. Bajada obligada para atravesar la carretera de Córdoba, sube, baja y vuelta a empezar, las fuerzas decaen, mientras se llega al último avituallamiento. Allí nos informan que quedan 9 km. Esta hecho, pensamos, aunque nada más lejos de la realidad. Encajonados entre paredes de piedra, pisando pizarras sueltas, apartando ramajes, penoso transcurrir. Se corona por fin la última loma y se ve el pueblo, mientras notas como si la bicicleta te quisiera descabalgar, estamos otra vez en las grandes piedras. Los calambres aparecen, se diría que la vista de las instalaciones de la COVAP son un espejismo, no se llega a pesar de que se avanza, es terrible. No obstante se divisa la meta, los gritos de la gente, sus aplausos, hemos llegado.

                   Del recorrido corto, y a pesar de pararse a auxiliar al joven David, la hazaña la terminó primero Miguel Puertas, justo premio a su generosidad y consecuente resultado de su envidiable forma física. Del recorrido largo acabó primero David, joven promesa, que refirió haber sufrido un segundo pinchazo y una caída, pero que entregó su alma en un esfuerzo titánico por dejar en buen lugar la indumentaria que portaba. Mención especial merece Angel, el cual cometió la osadía de hacer el recorrido largo, y lo terminó, en un derroche de esfuerzo y tesón.

                   Relajante ducha, y reconfortante comida, en la que se recordaron las anécdotas de la prueba y se echaron de menos a los amigos.

                   Enormemente tediosa la entrega de premios y algo pausado el sorteo de los regalos, que acabo con la paciencia de los presentes.

Despedida y hasta la próxima

                   A vuestro servicio este Relator, en espera que lo narrado sirva de recuerdo a los participantes y de emotivo relato a los ausentes.

 

                   JUANKA

                   Pozoblanco 17 de octubre de 2010

               

               

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar