giweather joomla module

Eventos

No hay próximos eventos!

Calendario

Enero 2016
Lun Mar Mié Jue Vie Sáb Dom
01
02
03
04
05
06
07
08
09
10
11
12
13
14
15
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31

“No mandé mis naves a luchar contra los elementos” dijo el 2º de nuestros Felipes tras perder La Invencible en el mar del Norte (1588).

En un evento como la XV edición de los 101 km de Ronda y en las condiciones en que se desarrolló, la preparación no sirve para llegar antes, sirve para llegar. Tal y como se presentaba la cosa, llegar vivo se convertía en el único objetivo alcanzable, todo lo demás será añadido.

No le falta razón a nuestro presidente cuando en su crónica  rememora la pasada edición, terminada la misma con éxito y alzando su copa con Miguel Angel prometen no acudir nunca más a la cita. Pero esto es como la resaca de una “mala noche” quieras o no, siempre caes otra vez en la tentación.

Españoles somos y por lo tanto dados a la imprevisión. Miles de correos se enviaron, grandes esfuerzos se hicieron por la directiva con el objeto de saber quienes acudirían al gran reto, con el fin de lograr plazas para su cómodo hospedaje y lugar de reposo para sus monturas. Siempre soluciones de última hora, siempre prisas, siempre improvisaciones.

Tarde del viernes 11 de mayo, víspera del gran reto de la temporada. A pesar de haber pasado una semana inestable atmosféricamente, el tiempo se prevé altamente caluroso, no se habla de otra cosa, el calor ha llegado y se ha instalado. Ronda también hierve, pero de calor humano, de ilusión, de nervios. Juventud y veteranía pasean por sus calles, caras sonrientes, encuentros de otros tiempos. Los cincuentones aconsejan a los treintañeros, todo será en vano, no les escuchan, será el camino y sus condiciones quienes impongan las únicas reglas.

Recuento del equipo, repaso mental de las operaciones llevadas a cabo en la bici, llamadas para “dar cumplida cuenta” del estado y viaje. Noche inquieta, como otras tantas por ocasiones similares, vueltas y mas vueltas.

El astro rey llama a nuestras ventanas. Al menos no hay que dudar con la indumentaria. El pronóstico se cumple, el peor de ellos, fuerte calor, lo que pasó después todos lo sabemos, quienes estuvimos allí y lo sufrimos, quienes no fueron pero lo conocen, quienes no fueron pero lo imaginan, quienes fueron y lo cuentan, todos lo sabemos.

¿Qué nos hace acudir de nuevo? ¿Qué pensamos mientras corremos, o montamos en bici bajo 40º  con un horizonte de tierra y piedras sin límites? ¿Qué nos hace estar satisfechos mientras no hay lugar del cuerpo que no te duela? ¿Realmente merece la pena?

La respuesta está en cada uno.

“Volveré” dijo Mac Arthur tras la batalla de Corregidor (1942).

JUANKA.-

Para los héroes que lo vivieron, para los que nos esperaron, para mis amigos.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar